dilluns, 11 de novembre de 2013

CUANDO EL CUERPO TE PIDE UN DESCANSO…


Sois algunos, no muchos ya que aun no tengo tantos “followers” como nuestro querido amigo “el pegatinas”, los que estáis esperando las crónicas de mis últimas carreras del año, esperando la crónica de un Campeonato de Catalunya de ciclo-orientación donde había puesto muchísima ilusión por ser la única BTT-O de Catalunya en 2013, así como de una final de Copa Catalana de raids en el Montsant donde se tenía que decidir el podio final de la Copa y salíamos con opciones. Lamentablemente tengo que deciros que otra vez será, no habrá crónicas…

No las habrá por una decisión que tomé hace un par de semanas, después de la final de mi queridísimo Campeonato Aventura X-Perience 2013, y en el que seguí estos consejos que tan habitualmente leemos en las palabras de los sabios, de los que saben sobre deporte y que no se cansan de repetir “escucha a tu cuerpo”.

Los que me conocéis bien sabéis que después de mi gran aventura del 2012, el Campeonato del Mundo de raids en Francia, me costó alrededor de 1 mes y medio poder recuperarme, diría que al 100%, un mes de trastorno del sueño, diarreas y dolores de cabeza en el que sufrí bastante, más por estar viviendo una sensación nueva y extraña, que por los trastornos. Pues como sabéis este año con el equipo hemos estado al 100%, hemos peleado a tope todas las carreras de la Copa Catalana, y nos hemos enfrentado a todo un Aveyron (Campeonato de Europa) y un Bimbache (Copa del Mundo) que pasan factura.

Parecía que las sensaciones después de estas dos grandes eran buenas, que mi cuerpo estaba preparado para soportar esto y mucho más, ya que físicamente no sufrí secuelas en forma de lesiones, y los trastornos que había vivido el año anterior los superé en 4-5 días. Per al ir avanzando los meses he visto que este año me ha vaciado mentalmente. Estas últimas semanas me estaba costando mucho salir a entrenar con ganas, lo hacía ya como rutina, pero no difrutaba. Las últimas carreras salí a correrlas por mantener mi palabra con todo el equipo, pero sin vivirlas como deben ser vividas. Todo esto se me ha juntado con muchos viajes en mi trabajo de verdad (el que me da de comer y para vivir), y también con un catarro de la intensidad de un elefante.

La conclusión me costó encontrarla, pero nada más tomarla supe que había acertado. ¿Cuál es la frase que más repito yo en estas conversaciones que tan a menudo tengo con mis amigos que montan en bici o salen a correr? El deporte es para disfrutarlo, y esto precisamente es lo que yo no estaba haciendo ahora.

En mi plan de entrenamiento cada año tengo un descanso de 45 días para recuperar el cuerpo, y este año no va a ser la excepción. Con estas palabras no quiero decir que ya pase de todo para siempre, simplemente voy a avanzar mi descanso unas 2 semanas y después, estoy más que seguro que volveré a entrenar con más ganas que nunca, ¿Por qué? Porque he escuchado a mi cuerpo y me pide un paréntesis. Un descanso para motivar la mente de nuevo, este motor tan importante que en los raids nos da gasolina para unas horas más; un descanso para renovar las articulaciones tan desgastadas durante el año con las dosis de un buen colágeno natural, y un descanso para cambiar de una vez por todas el color negro de las dos uñas que llevo arrastrando desde el Bimbache y verlas de nuevo con un blanco inmaculado y con ganas de volver a calzarse unas zapatillas.

NOS VEMOS EN DICIEMBRE CON LOS NUEVOS RETOS!!