dissabte, 27 d’octubre de 2012

Los días anteriores a un Mundial... empezamos con las crónicas

Como todos sabéis, esta entrada de blog, a parte de empezar a contaros una experiencia brutal, es una muy buena noticia, una noticia que significa que mi mente está ya en orden, mi cuerpo recuperado y con ganes de contaros a todos lo que viví en mi experiencia más bestia en raids de aventura. En esta primera crónica, os contaré una de las partes más duras, mentalmente hablando, del Raid in France, la preparación y el pre-raid.


El material para caiac

Estuve durante muchos días, casi os diría que durante más de 3 meses, preparando minuciosamente todos y cada uno de los puntos que se pedían en los 3 eternos folios de “racer mandatory equipment”, menos mal que Ruben , el capitán del equipo, se encargaba del “team mandatory equipment”, pobrecito, esto añadía 2 folios más a su trabajo! Fue sobretodo el material acuático el que me costó más, entre chalecos, navaja, casco homologado de aguas bravas, junto con el elitismo que tienen en la cabeza algunos clubes de caiac de la provincia, me obligó a comprar todo el material de agua por internet, que para un inexperto en el tema como yo, podría haberme llevado a un fiasco al recibir en casa el material. Menos mal que miré y remiré todos los detalles de cada artículo que compraba a los amigos gallegos de Kailua Rule, que a parte atendieron a todas y cada una de mis dudas con gran amabilidad. Otro gran quebradero de cabeza fue la maldita caja para la bicicleta! A los amigos de la organización, no se les ocurrió nada más que la genial idea de pedir como material obligatorio una caja de material impermeable de dimensiones concretas, con la restricción de que ellos proveían unas 60 cajas ¿perdón? ¿He dicho 60? Efectivamente! Pero si había cerca de 250 corredores!! Una locura!! Y para variar, llegué tarde en el encargo y ya no quedaban… teniendo que recurrir al comodín de Bauhauss y utilizar un “baúl de jardín”, de dimensiones ligeramente más pequeñas que me obligaba a desmontar manillar y horquilla para cerrarla, un añadido más a todos los nervios que ya llevaba acumulados, al final… no sirvió y conseguí una caja de la organización por un muuuuuuuuy módico precio.

Las salidas nocturnas con Joan y Alex, no nos ibamos de fiesta... 

Pero bien, vamos a la parte de sudor y lágrimas, ya sabéis, sobretodo mis compañeros habituales de equipo, que mis entrenamiento previos a la carrera se basaron en hacer quilometradas y muchas horas seguidas, de día y de noche, cansado, descansado o con sueño, no importaba, en carrera las condiciones serían y fueron mucho peores, pero el cuerpo tenía que adaptarse al esfuerzo continuado. La travesía íntegra en BTT por las Gavarres de ida y vuelta y de noche con Joan y Alex, las 6 horas de remo en Sau con Manel, Alex, Gemma y Jana (ida y vuelta del pantano en bici desde casa), el maratón y medio por la zona de Vallter en solitario para entrenar en altura, y las tardes de prácticas de cuerdas con Raul, fueron las sesiones que, a priori, deberían ayudarme a superar este gran reto, y creo que así fue.

Ya acercándonos al día de la carrera, el “gran movimiento” empezó el día 10 de setiembre, mi cumpleaños, cuando después de despedirme en el trabajo, al llegar a casa, cargué todo el material en el coche para el día siguiente. El día 11 de septiembre, Diada Nacional Catalana, cuando todo el mundo se iba a Barcelona para asistir a la multitudinaria manifestación, yo me iba a recoger a German de Adventure Feel, que sería reportero de la carrera, para marcharnos a Niza y reunirnos, en casa de Ruben y Laurence con todo el equipo. Hablando, hablando, el viaje se me hizo corto, y sobre las 9 llegamos a Niza sin ningún contratiempo. Allí conocí por primera vez a todos los compañeros de equipo, había hablado ya por teléfono con Henry y con Ruben, pero nunca les había visto las caras, y de Claudia no había ni oído su voz. A parte, Laurence, pareja de Ruben y sus padres, que serían nuestros supporters más cercanos antes de la carrera. Después de conocernos y hablar un poco, descargar el coche para evitar cualquier robo y cenar una deliciosa lasaña antes de detectar el primero de los síntomas que me hacía dar cuenta de que esto era muy grande, que estaba en un mundial, una entrevista en directo para la televisión colombiana de todo el equipo.

La primera noche en Niza, todo el equipo junto por primera vez

Al día siguiente, después de dormir un mínimo, tocaba irse hacia la línea de salida, fue un viaje largo desde Niza hasta Argentiére-la-Besse, donde nos dio tiempo a llegar justo cuando cerraban las mesas de acreditación, tocaría presentarse al día siguiente, pero al menos tuvimos tiempo de ver la pedazo de infraestructura montada e irnos a cenar una buena pizza para luego ir a dormir a la Gîte que teníamos alquilada.

La habitación en la Gîte d'Étape, material por todas partes!

A partir del día 13 de septiembre, si empezó el verdadero estrés. Para el proceso de aceptación en carrera del equipo, revisión exhaustiva de todos y cada uno de los elementos que estaban en la lista de material, fijaros en el detalle, se pedía un saco de dormir de mínimo 270 gramos, pues hasta esto pesaban en una balanza! Increíble! A pesar de todo era para nuestra seguridad en carrera. Después de la exhaustiva revisión, tocaba la parte final, la demostración de manejo de cuerdas y la foto de equipo. Como siempre tocó a casi todos comprar alguna u otra cosa que no pasó la verificación, pero puedo decir orgulloso que gracias a la detallada preparación que hice, no me faltó nada que tuve que comprar a parte! Primera victoria!


Preparados para la prueba de cuerdas

Qué nos cabe y que no, dificil decisión

Una vez todo firmado, tocó ir a la ceremonia de apertura del campeonato, donde se nos entregó el dorsal y el roadbook de carrera, vaya paliza nos esperaba! Secciones para aburrir con muchísimo desnivel y muchisimas horas, pero por el momento, lo que importaba era el orden de entrega de bidones y cajas por parte de la organización, esto nos servía para planificar las bolsas de comida y el material/ropa de recambio que queríamos encontrarnos en cada punto de asistencia. Lo mejor de todo, y con lo que no contábamos, cada caja o bidón, tenía una restricción muy muy importante, el peso que nos e podía sobrepasar. Una vez puesto en cada caja el material obligatorio, quedaba ya poco peso extra para la comida, y menos para líquidos extras!! No se como lo hicimos, pero nos tocó sacara muchísima de la comida prevista inicialmente, y aún más líquido, sobretodo isotónicos y estimulantes. Tocaría salir con lo que nos permitían, para todos las mismas condiciones…

Aspecto impresionante del briefing de carrera. Aquí estaban los mejores del mundo!

Y una vez entregadas las cajas, pasó el estrés pero empezó el retortigeo de estómago, los nervios, ya que estábamos a pocas horas del prólogo y a poco más de 8 horas de la salida oficial del Raid In France, Adventure Race World Championship 2012.

El equipo luciendo el dorsal 59 a la salida del briefing. Con todo Ríos y Canoas!

1 comentari:

Yolanda ha dit...

E X T R A O R D I N A R I. Carles, encara que ja t'ho hem dit en persona, enhorabona només pel simple fet de participar-hi i felicitats per haver-lo completat. Gràcies per compartir-ho. Una abraçada