dijous, 8 d’octubre de 2015

RAID VILLA DE TAMARIT, EL DÍA QUE LA CONSTANCIA Y EL TRABAJO DE EQUIPO NOS HICIERON GANADORES


El título puede parecer un tópico, realmente no lo es, este ha sido un fin de semana de carreras especial, como cada fin de temporada empiezan a entrar en juego el hecho de llevarse o no llevarse títulos, así que en el raid Villa de Tamarit había que salir a darlo todo.

Nos presentamos a la salida con un equipo de 3 personas, Joan, Ricky y yo, con los que nos iremos turnando a lo largo de las secciones para poder hacer la carrera lo más rápida posible y eliminar a los equipo que correrán en formato de 2 corredores con asistencia. Este año el raid de Tamarite se presenta con un formato diferente, a parte de la composición de los equipos, ya que será también una carrera lineal con salida des de Benasque el sábado de madrugada y llegada a Tamarite el domingo por la tarde. Un total de 180 kilómetros con más de 5000 metros de desnivel acumulado donde se irán alternando las modalidades de BTT, carrera a pie, via ferrata, caiac, escalada y patines.

Mi raid personal empieza el mismo viernes por la mañana cuando al despertarme en casa lo hago con dolor de garganta y mocos a tutiplén, junto con una previsión meteorológica que da lluvia en un 70% me voy haciendo a la idea de lo que será el fin de semana, madre mí la que me espera. Ya de noche, el viernes llegamos a Benasque donde pasaremos la noche en un bonito apartamento y conoceremos los que serán nuestros rivales y compañeros durante todo el fin de semana, los amigos de siempre.


La carrera empezó a las 6:30 de la mañana del sábado bajo una intensa lluvia digna de los mejores pasajes bíblicos y una sección a pie dirección a Cerler y superando un collado a 2300 metros de altura con las primeras marcas de nieve del año. Ya de salida se divide la carrera en 2 grupos, uno cabecero en el que entramos junto con el equipo raidaventura.org, y un segundo con el resto de equipos. La sección de 26 kilómetros fue una travesía hasta Castanesa, en la que conseguimos aguantar el ritmo en cabeza de carrera, ver salir el sol y ver como el cielo se abría de nuevos contradiciendo esa predicción meteorológica que nos habían prometido.


Seguidamente debíamos montar en las bicis para una veintena de quilómetros subiendo de Castanesa al pueblo de Laspaúles, hacia el pueblecito de Alins y bajando hasta la zona del Monasterio de Obarra. En la bicicleta, donde nos sentimos mejor, decidimos subir el ritmo a media subida y conseguimos meter unos 5 minutos de diferencia a raidaventura.org que siguen aguantando cerca. A estas alturas la tercera posición era para Raidaran-Trangoworld que era el primer equipo de valientes que corrían de 2 toda la carrera, después Häglofs Raid Team, el equipo con la primera super-woman y seguidamente, los Young Ones, los que siempre tienen una sonrisa para todos y que de mayor queremos ser como ellos. Repasada queda la familia con la que compartimos el fin de semana.


En el Monasterio de Obarra, tuvimos la oportunidad de disfrutar de una magnífica via ferrata, la del mismo nombre, con pasos verticales, anclajes naturales en roca y 3 puentes metálicos a gran altura que nos hicieron sentir como águilas en las alturas. Seguíamos el pulso con lo raidaventura.org, que nos pillaban a media ferrata, nos íbamos de nuevo al final y llegábamos con un par de minutos de ventaja a la transición.


La siguiente fue la sección en la que como equipo fallamos, fallamos marcando el mapa, fallamos escogiendo el recorrido y fallamos orientando sobre el terreno. Con esta sucesión de fallos, raidaventura.org nos aventajó en 1 hora y 15 minutos, Häglofs Raid Team hacía una sección rapidísima y nos daba caza a parte de superarnos y dejarnos atrás, y lógicamente el físico y la moral se veían tocadas, pero tocaba seguir, atacar y recuperar todo el tiempo que se pudiese.


Para acabar el día, tocaba un maratón en bicicleta, acumulando un nuevo kilómetro vertical en desnivel desde Serraduy a Benabarre. Al final de la primera subida, un impresionante altiplano agricultor rodeado de “Mallos” nos regaló un perfecto atardecer, y dimos caza al equipo Häglofs, a partir de allí fue atacar, atacar y volver a atacar para ganar tiempo a la cabeza de carrera. Nos cayó la oscuridad encima, y sobre las 9 de la noche conseguimos llegar a Benabarre donde acababa la primera etapa de la carrera, a pesar de hacer la última sección de noche habíamos conseguido recuperar unos 15 minutos a la cabeza de carrera que la había podido disfrutar prácticamente de día, era una buena señal pero quedaba aún trabajo por hacer al día siguiente.

No tan temprano como el primer día, a las 8 de la mañana se dio el pistoletazo de salida a la segunda etapa en Benabarre, una carrera a pie de 6 kilómetros, completamente al sprint hasta Caladrones, donde a pesar de un fallo de orientación generalizado no se consiguió ninguna diferencia significativa. La carrera a pie enlazaba con una BTT corta y llana, es decir, también al esprint entre Caladrones y Estopiñán, donde ya se llegó con la carrera completamente rota siguiendo la filosofía del día anterior, en un grupo cabecero entre nosotros y los líderes raidaventura.org.


Ahí se enlazaba con la sección de patines, donde también se salió al esprint hasta Camporrells y donde una pequeña duda del equipo raidaventura.org en cómo afrontar el trozo de bajada nos hizo ganar unos segundos al final de la sección.


Unos segundos que de nuevo se neutralizaron al poco tiempo de empezar la siguiente sección de carrera a pie, nos pillaron, y decidimos progresar juntos, charlando y compartiendo batallitas como buenos amigos hasta llegar al pantano de Santa Ana, donde deberíamos cruzarlo remando para luego dirigirnos a la sección de escalada que completamos sin problemas.


Una rápida transición y el tiempo de espera en la escalada nos permitieron salir los primeros a la sección de BTT que nos conducía hasta meta y mantener esta distancia de unos 15 minutos que conseguíamos recortar a la cabeza de carrera, no suficientes para ganar pero si para llevarnos la segunda etapa y conseguir asegurar una segunda posición en el podio que nos proclama matemáticamente como campeones de la Copa Catalana de Raids 2015 por segundo año consecutivo.


Fue un fin de semana especial, por haber podido sentenciar el título a la primera oportunidad, pero más por haber convivido un fin de semana con los buenos amigos de los raids, fuimos una gran familia, nos ayudamos, nos reímos y nos felicitamos por ser como somos, porque nos lo merecemos, tanto los que corríamos como los que prepararon (Mercè y Joan) y ayudaron a la organización, ¿qué otro deporte puede presumir de nuestro gran ambiente?

dijous, 20 d’agost de 2015

RaidAran 2015, a un paso del podio en las series Europeas

Hace ya 3 semanas que tengo pendiente escribir esta historia, y es que esta va a ser larga, va a ser la historia de la carrera del año, al menos, la que ha sido por sorpresa, mi carrera del año. Digo por sorpresa ya que es una carrera en la que yo no debía correr, y ha sido una carrera donde hemos demostrado dónde podemos estar y que nuestra fuerza está en nuestras mentes, nunca nos rendimos y que aunque todo se ponga cuesta arriba, muchas veces solamente hay que darle la vuelta… así ha sido nuestro Raidaran 2015, disfrutadlo, nosotros lo sufrimos…

No quisiera irme por las ramas en el pre-carrera, ya que siempre es el mismo, en esta ocasión, por motivo familiares tuve que sustituir a Ricky dentro del equipo, una pena para él, los días antes de la carrera, preparar material, hablar con el resto de equipo Lupe, Isabel, Dani y Alex y acabar de ultimar detalles. El día 1 de julio, jornada de coche hasta Les, en la frontera de Catalunya con Francia en la Vall d’Aran, instalarnos en el càmping, por la noche briefing de carrera, donde empiezan las primeras dudas, después más preparación de material, compra de comida, marcar mapas… nos fuimos a dormir tardísimo, y con el calor horrible que hacía, no dormimos casi nada!

EL día siguiente, 2 de julio, tocó levantarse muy pronto, cargar todo el material en el coche y conducir hasta la línea de salida, situada en Salardú. Con algo de retraso, a las 10:00 se dio la salida y a partir de aquí, os iré contando sección a sección las penúrias y alegrías que fuimos viviendo.

S1: Salardú – Salardú. Orientación urbana. 3 km / 50 m D+.

Una pequeña sección de las que se hacen  a muerte, para colocar en fila india a los equipos, 5 balizas sencillas con alguna complicación por estar en un mapa ortofoto donde no se ven del todo bien las callejuelas de los pueblos de montaña, pero lo superamos sin problemas, manteniendo muy bien el ritmo con los equipos Vallfosca y Trangoworld.

S2: Salardú – Salardú. BTT + Trekking. 28 + 5.5 km / 880 + 360 m D+.

La primera sección seria, la primera era broma ;). Tocaba subirse a la bicicleta, y encarar la subida hacia los Baños de Tredós. Después un bonito trekking dando la vuelta al Lac Major de Colomèrs, después tocó volver a la bici y volver a bajar a Salardú por un sinuoso single track al lado de un barranco de 300 metros que ya hizo soltar las primeras lágrimas al equipo. Conseguimos mantener un buen ritmo de carrera, como siempre manteniéndonos más o menos en la cabeza del grupo de carrera, junto a los equipos Dutch Adventure Leopard, holandés, y el Xttr63 francés. Antes de llegar a Salardú una dura sorpresa para subir hasta el pueblecito de Unha y bajar después hasta la transición. Allí nos esperaba Lupe, nuestra asistencia toda la carrera, acompañada también de mis padres que habían venido a ver, si esta vez si me veían pasar!

S3: Salardú – Pla de Beret. Trekking + Via ferrata. 24 km / 1440 m D+.
Si la sección anterior fue la primera seria, ésta era la primera dónde se debía empezar a pensar en la estrategia, ya que entraban en juego las balizas obligatorias y opcionales, cuáles ir a buscar y cuáles no, con esto se empezarían a definir, no los equipos ganadores, sino los equipos que no ganarían… La sección empezaba con la aproximación a la via ferrata del Poi d’Unha, con una baliza optativa de 20 puntos que decidimos ir a buscar. Llegados a este punto quería callarme, pero habiendo leído no sé cuantas crónicas de corredores que sufrieron un golpe de calor en la ferrata, os voy a confesar que allí lo pasé mal. La via ferrata fue un paseíto de más de 3 horas anclados en la roca, orientación sur, a primera hora de la tarde y con un calor horrible. Llegué al final de la ferrata destrozado, sin fuerza y sin apenas agua igual que el resto del equipo, la cosa no se ponía bien para seguir con el recorrido pensado para ir a atacar las dos balizas optativas siguientes subiendo al Tuc d’Arenho (2523 msnm) y al Tuc dera Pincèla (2534 msnm). El equipo entendió la situación, yo cedí el mapa a Dani y me centré en recuperarme. Deshicimos el camino de aproximación a la ferrata, después en dirección al pueblo de Baguergue, para subir de nuevo a la zona de la Cap dera Cometa des Calhaus, cerca de los 2200 msnm remontando una aburridísima pista durante quilómetros y quilómetros. Aquí vivimos una situación curiosa, al subir por la pista nos íbamos cruzando con equipos que bajaban, nos extrañábamos mucho a cada equipo, ya que nosotros teníamos muy claro que para cruzar después hacia el Pla de Beret lo haríamos a nuestra manera, orientando en alta montaña como nos gusta, fue un flanqueo de lo más auténtico, a rumbo montaña arriba buscando el precioso Colh des Clósos a 2500 msnm, después ya enlazábamos con un sendero que nos bajaba por la parte norte hasta el Pla de Beret dónde conseguimos llegar justo cuando caía la noche más oscura. Allí nos enteramos que solamente 3 equipos nos habíamos atrevido con el flanqueo directo, y que habíamos ganado un tiempo muy valioso en carrera.

S4: Pla de Beret – Esterri d’Àneu. BTT. 75.5 km / 2650 m D+.

Llegaba con esta sección la primera noche en carrera, una primera noche para irnos acostumbando a la oscuridad pirenaica y con una sección que la hicimos más fácil de lo que parecía. Inicialmente se salía por el Pla de Beret en dirección al bucólico y fantasmagórico de Montgarri. El pueblo abandonado, iluminado por la luz de nuestros frontales y la ténue luz que salía por los ventanales de la iglesia, un gran espectáculo. A mitad de sección se encontraba el llamado “bucle de la muerte”, un bucle de 3 balizas optativas que sumaban 40 quilómetros y prácticamente todo el desnivel de la sección, al tratarse de optativas, no nos metimos allí y pensamos que a ver quien habría sido el loco para meterse, alguna luz se veía montaña arriba. Siguiendo durante toda la noche el cauce del río Noguera Pallaresa, el recorrido continuaba visitando las poblaciones de Alós d’Isil, Isil, Borén y Sorpe, hasta llegar al último tramo en bajada por la carretera del Port de la Bonaigua donde bajamos a velocidad de vértigo hasta Esterri d’Àneu donde una cena rápida y el cambio de ropa nos preparó para lo que venía por delante.

S5: Esterri d’Àneu – Llavorsí. Trekking. 41 km / 1810 m D+.
Seguiamos en la oscuridad de la noche pirenaica y tocaba hacer frente a un trekking exigente y muy psicológico. Analizando el mapa, me di cuenta de que los últimos 15 quilómetros del trekking transcurrían por un PR que habíamos hecho años atrás en un raid de Campeonato Universitario, se trataba de un PR perdedor, ligeramente señalizado y muy monótono. Así que nos pasamos la noche medio trotando, medio andando intentando ganar metros a la noche. Con las primeras luces del día, llegamos al pueblo de Berrós Jussà, donde empezaba el temido PR que nos conduciría hasta Llavorsí. Este tramo fue lo esperado, la primera noche sin dormir nos pasaba factura y la monotonía hacía que nos durmiéramos de pie. Por suerte, a nuestro paso por el pueblo de Aidí tuvimos un encuentro agradable, nuestro Arthur particular que nos acompañó prácticamente hasta Llavorsí. Con Arthur íbamos jugando, él iba saltando piedras y nos iba marcando el ritmo y el camino, almenos el perro nos tuvo entretenidos. Llegamos a Llavorsí ya a media mañana, en uno de los cortes horarios más importantes de la carrera, que superamos con mucha suerte y en muy buen tiempo.

S6: Llavorsí – Rialp. Ráfting. 18 km / 0 m D+.
Como os decía esta sección tenía una puerta horaria muy importante. El acceso al ráfting se abría a media mañana y se cerraba a las 14:00. Si no se llegaba a Llavorsí en este horario tocaba hacer un recorrido extra en BTT que era una auténtica penalización en tiempo y físico, con muchíssimo desnivel a superar y más quilómetros. Llegar antes también suponía que el equipo debería esperar con la consiguiente pérdida de tiempo durante el que se podrían haber cogido balizas. Por otra parte, llegar muy justos al cierre también pasaría factura de ir apurados en tiempo para los cortes siguientes. Afortunadamente llegamos justo cuando se abría el acceso a la primera bajada, entre prepararnos con el material cojimos la segunda bajada. Sinceramente yo no hice ni una palada con fuerza en la bajada, se trataba de reponer fuerzas en una sección divertida y refrescante. A pesar del agua, mi cuerpo empezaba a notar el calor que apretaba durante el día, y al salir del agua noté que mi cuerpo estaba literalmente hirviendo, así que me tomé mi tiempo en la transición para comer bien, beber agua y líquidos frescos y echar una cabezadita durante 10 minutos, aunque poco, algo ayuda siempre.

S7: Rialp – La Torre de Cabdella. BTT. 35 km / 1190 m D+.
Tocaba de nuevo montarse en la bici para la siguiente sección, a primera hora de la tarde con un calor sofocante. La sección se dividía prácticamente en 2 mitades, la primera de ellas, una subida interminable hasta la estación de esquí abandonada de Llesuí, y la segunda la correspondiente bajada hasta la Torre de Cabdella en el corazón de la preciosa Vall Fosca. En la subida hasta el pueblo de Llesuí íbamos visitando todas las fuentes, aspersores, charcos y mangueras que sacasen agua, para beber o simplemente para echárnosla por la cabeza y refrescarnos. Tengo que confesar que yo acabé sentado dentro de un abrevadero con agua hasta el pecho, y lo bien que se estaba allí dentro! En la subida hasta la estación de esquí nuestra chica maravillas sufrió de lo lindo, con piel de gallina, temblores, mareos… los síntomas de un golpe de calor. La sentamos un rato en la sombra, la refrescamos con el agua que nos quedaba y la reanimamos para seguir. Agradecer la compañía y las palabras de los amigos de Vallfosca y raidaventura que nos ofrecieron todo lo que tenían de líquido y sales para ayudarnos. Al final coronamos la Collada d’Altars a 2400 metros, para empezar una bajada vertiginosa, rapidísima y en la que tuvimos una orientación impecable hasta la Torre de Cabdella, allí alcanzamos y dejamos atrás a algunos de los equipos que nos habían adelantado en la subida. Bajamos a todo lo que pudimos, ya que de nuevo, un corte horario nos esperaba para la siguiente sección, esta vez con menos suerte, o no…

S8: La Torre de Cabdella – La Torre de Cabdella. Trekking + barranco. 9 km / 380 m D+
El corte horario de entrada a la sección del barranco era doble, ya que había que entrar a la sección antes de las 20:00 y llegar al barranco antes de las  21:00, nos faltó muy poco, llegamos a final de sección a las 20:07. Nosotros somos un equipo que nos conformamos con lo que nos vamos encontrando, pero en aquél momento nos encontramos un grupo de equipos que habían sido cortados por pocos minutos. Nosotros tuvimos una idea muy clara de lo que teníamos que hacer, seguir con la bici a la siguiente sección, pero otros equipos no aguantaron la presión psicológico y perdieron mucho tiempo en esta transición, algunos de ellos directamente subiéndose al coche para llegar a final de sección, y otros no llegando al final de la siguiente sección con el nuevo corte a medianoche. Nosotros fuimos los únicos en esta situación que seguimos adelante. Esta situación junto a que solamente 3 equipos habían entrado al corte del barranco, hicieron que nos colocásemos en la 4ª posición en carrera, y que si no nos pasaba nada a nosotros ni a los de delante allí estaríamos al final.

S9: La Torre de Cabdella – Pantà de Sallente. BTT. 33 km / 1170 m D+
En esta sección nos cayó la segunda noche en carrera. Después de unos días muy calurosos, por fin la temperatura bajaba unos grados y nos ayudaba a pasar mejor las horas. Como os he contado esta sección fue clave para nuestra clasificación en carrera, ya que pocos equipos de los que quedamos cortados en el barranco la completamos en bicicleta y llegando al corte de la medianoche para salir a la siguiente sección. Si bien la sección era un recorrido salvaje por alta montaña que únicamente incluía balizas optativas, había una escapatoria muy fácil siguiendo por el valle la carretera hasta el pueblo de Cabdella y después hasta el pantano. Allí nos dimos cuenta del cansancio que llevábamos acumulado, ya que en casi 48 horas de carrera no habíamos dormido ni un minuto. Íbamos muy lentos pedaleando por la carretera, nos adelantaron unos 5 o 6 equipos de aventura que por el hecho de ir pudiendo descansar nos sacaron las pegatinas casi sin verlos, y a mi me empezó a entrar la preocupación de que la carretera no se acababa nunca y no llegábamos al corte horario, con esto también el mal humor y las palabras poco amables hacia mis compañeros cuando alguno de ellos perdía un segundo sin importancia en una carrera de 4 días. Pero por fin llegamos, y en tiempo.

S10: Pantà de Sallente – Taüll. Trekking. 25 km / 1280 m D+

La esperada sección 10 por fin llegó, y digo esperada porque esta sección, se dividía en 2 partes, ya que más o menos a la mitad del recorrido, se hacía un vibouac en alta montaña que significaba una parada obligatoria para todos los equipos de 4 horas que, sin lugar a dudas, aprovecharíamos para dormir. El trekking lo empezábamos cargados, ya que había que subir hasta la falda del Port de Rus (2668 msnm) todo el material para la parada, esto significa, ropa de abrigo, sacos de dormir, 2 tiendas y algo de comida y bebida para poder pasar la noche y la mañana siguientes. El trekking empezaba volviendo atrás por la carretera por la que habíamos venido durante unos 2 kilómetros, momento que aprovechamos para repasar los equipos que llegaban o no llegaban al corte de la medianoche, sobre todo a los raidaventura.org con los que estábamos en lucha directa antes del barranco. Dejado atrás el pueblo de Cabdella volvíamos a la montaña pura, dirección a la falda del Port de Rus. Una sección aparentemente fácil, fue un verdadero quebradero de cabeza por el cansancio y el sueño que llevábamos. Nuestra táctica había sido no parar a dormir hasta la parada obligatoria, estábamos a punto de conseguirlo, pero también al punto de echarlo todo a perder y no poder casi ni avanzar a pocos metros del vibouac. Los últimos kilómetros se hicieron eternos, con un miedo absurdo de pasar de largo la zona de vibouac, algo imposible, saltarse una zona con 20 tiendas de campañay 40 frontales en un valle de 200 metros de ancho con visibilidad máxima, hay que ser muy tonto para hacerlo. Pero bien, sobre las 3 de la madrugada conseguimos llegar y para nuestro tiempo de carrera durante 4 horas, en las que, a pesar de oler a humanidad y tener 3 piedras clavadas en la espalda, dormimos como los ángeles en un descanso más que merecido.

Sobre las 7 de la mañana tocaba salir de nuevo, así que tenía que estar antes de esta hora ya todo recogido. Recuerdo una mañana fría, íbamos abrigados con pantalón y chaqueta Gore-Tex recogiendo, pero recuerdo también un paisaje fantástico del sitio en el que habíamos pasado esta noche tan corta. La segunda parte del trekking la superamos sin complicaciones, coronar el Port de Rus y emprender una larga bajada hasta Taüll donde clavamos una orientación no muy difícil pero que a alguno se le atragantó. A media mañana nos plantamos ya en el pueblo que nos daba la bienvenida al Valle de Boí, con la preciosa iglesia románica de Sant Climent de Taüll y Lupe con un buen desayuno para coger fuerzas en el tercer día de carrera.

S11: Taüll – El Pont de Suert. BTT. 22 km / 330 m D+
Una sección que empezábamos con mucho miedo, ya que el recorrido descendente iba siguiendo hasta el final el llamado “Camí de l’aigua”, un PR que cruza todo el Valle de Boí hasta El Pont de Suert, y que Álex, Dani y yo recordábamos del Raid del Segre 2013, que lo hacíamos en dirección ascendente y que era un sendero intransitable en bicicleta que nos hizo tener pesadillas despiertos. A pesar de todo, al cabo de los kilómetros nos dimos cuenta que el camino en sentido descendente era hasta divertido, lo habían arreglado mucho y casi no había que poner ningún pie en el suelo para superar obstáculos. Así nos plantamos en El Pont de Suert al mediodía, nuevamente con un calor infernal.

S12: El Pont de Suert – El Pont de Suert (Pantà d’Escales). Caiac + Trekking + Escalada. 31 km / 400 m D+
La sección que nos comería el tercer día de carrera no tenía ni una sombra, ya os podéis imaginar el sol que pega en medio de un pantano, a día de hoy aún tengo el short marcado en los muslos de la tostada que nos tocó sufrir. La sección empezaba con un trekking desde el pueblo hasta el embarcadero del pantano, unos 4 kilómetros donde ya tuvimos que cargar con todo el material, bolsas estancas, chalecos, remos… menos mal que no teníamos que portear los caiacs! Después tocaba hacer un caiac por el pantano, con un buen número de balizas y puntos a sumar, una de ellas con una prueba especial de escalada. Nos dedicamos a seguir el orden de las balizas (no como otros equipos que se montaron un buen rogaine acuático), y sobre todo a calcular muy bien los tiempos de ida y vuelta, ya que se acercaba otra puerta horaria muy importante en la S14 que marcaría la recta final de carrera. Con este buen planteamiento hicimos la prueba especial que nos daría puntos y conseguimos 2 horas de bonificación ya que los 4 conseguimos completar la via de escalada de 5º grado (no se puede pedir más después de 55 horas de carrera), y decidimos dejar un par de balizas, las más lejanas para poder llegar a tiempo. Hicimos una vuelta al embarcadero muy rápida, un trekking de vuelta al pueblo corriendo todo lo que se podía y conseguimos llegar muy justitos en nuestra previsión de tiempo, pero lo conseguimos!

S13: El Pont de Suert – Refugi de Conangles. BTT. 47 km / 1650 m D+
Acabada la sección acuática, tocaba volver a montarse en la BTT, una nueva sección ascendente hasta el Refugi de Conangles, en la boca sur del Túnel de Vielha. La primera parte de la sección, aún con luz diürna, fue muy tranquila y bonita, remontando el curso del Noguera Ribagorçana, visitamos los pueblos de Montanui i Vilaller con sus bonitos pastos alrededor. Lo complicado vino a partir del pueblo de Senet, primero remontando la presa del Pantano de Baserca y unos bonitos piques con el equipo Euskal Abentura para ver quien aguantaba más en las rampas de subida (por supuesto tenemos dignidad y no nos dejamos vencer tan fácilmente), y después con un camino muy roto en el que casi no se podía pedalear hasta el refugio de Conangles y en el que nos cayó la noche encima. Finalmente llegamos aunque destrozados física y mentalmente pocos minutos después de la medianoche. Lupe nos preparó una cena rápida aunque muy apetecible, nos abrigamos y a seguir en una nueva noche de aventuras.

S14: Refugi de Conangles – Vielha. Trekking. 15 km / 1350 m D+
Al empezar esta sección, había el último corte horario de la carrera. Corte que se modificó y del que nos informaron al salir en la sección anterior. Si se salía antes de las 12 de la noche se podía hacer la sección de más alta montaña, coronando el Tuc de Molières (3010 msnm), corte al que no llegamos por pocos minutos. De esta forma, igual que el 80 % de los equipos en carrera, nos dirigimos a la variante del Port de Vielha (2444 msnm). La noche, siendo la última de carrera, fue igualmente dura.

La travesía del Port de Vielha es el antiguo camino que se debía seguir para acceder a la Vall d’Aran en tiempos ancestrales antes de que se construyera el famoso Tunel de Vielha. Como os podéis imaginar, este camino, a pesar de ser un GR, es utilizado únicamente por excursionistas que hacen la travesía y por lo tanto ha caído en desuso. Si además le añadimos una travesía de noche, después de 3 días en carrera puede ser lo más parecido al festival de Woodstock pero en el mundo de las alucinaciones y el cansancio. No sé si el GR está bien indicado o no, lo que si se es que no eramos capaces de avanzar 50 metros in perder el rastro y las franjas rojas y blancas. Nos íbamos durmiendo mientras andábamos, y hacerlo por un pequeño sendero con un desplome de cientos de metros a un lado no es ni recomendable ni divertido, las alucinaciones se hacían latentes en cada pequeña parada que hacíamos, en una sola noche llegamos a comprar iogures, a echar en falta la bolsa de plástico que no sé dónde habíamos dejado, y a tener unos minutos patrocinados por los supermercados Aldi a los que ninguno de los 4 solemos ir a comprar. Fue una noche fría, con viento en las cotas altas pero que a pesar de todo el sufrimiento y los malos momentos vividos nos dio un rayo de alegría, el mismo rayo que cegó nuestros ojos al superar la placa de nieve justo en el collado del Port de Vielha, un rayo de luz que nos hizo sonreir y que nos dio la esperanza de saber que entrábamos de nuevo en la Vall d’Aran y que empezaba un nuevo día, el último día en el que cruzaríamos la línea de meta si aguantábamos como lo estábamos haciendo.

La primera parte de la bajada fue bastante técnica, en medio de un caos de rocas que nos condujo hasta la Cabana deth Pontet y después una interminable bajada por senderos de bosque hasta entrar a Vielha.

S15: Vielha – Bossóst. BTT + Paddle surf + Trekking. 58 km / 2340 m D+

Una sección de auténtica transición para todos los equipos. Un trazado con muchísimas balizas optativas a las que nadie fue, y nosotros no fuimos la excepción, marcamos un par de ellas y nos dirigimos directamente a meta. Desde la mitad de la sección nos juntamos con los colegas de Vallfosca y compartimos unos minutos con ellos antes de llegar al final de sección. El recorrido iba siguiendo el Camin Reiau, el antiguo camino que unía la parte francesa de Pirineos con la Vall d’Aran, se trata de un sendero sinuoso, que va siguiendo el río Garona en un constante sube y baja que, para nada disfrutamos a las alturas de carrera en la que lo recorrimos, seguro que ahora lo disfrutaríamos más. Finalmente llegamos al pueblo de Bóssost, la última transición donde nos estaba esperando de nuevo nuestra asistencia Lupe, esta vez acompañada de mis padres que se acercaron para ver como llegábamos a meta.

S16: Bossóst – Les. Trekking + tirolina. 13 km / 690 m D+
Por fin llegó la sección final, una sección sin ninguna complicación que condujo a todos los equipos en carrera hasta la línea de meta. El recorrido seguía visitando el Camin Reiau, esta vez en una parte donde el valle era más ancho y ya no era un sube y baja constante. Justo a la llegada al pueblo de Les debíamos completar un circuito de cuerdas dentro del recorrido de aventura del camping Cauarca, el mismo en el que habíamos estado alojados, para disfrute de los corredores la tirolina era toda en bajada! Después de las cuerdas, hacia meta y a alzar los brazos al pasar por el arco, las fotos de rigor y para la ducha que olíamos a humanidad entera.

En aquellos momentos, con el cansancio, con el sueño y con las ganas de llegar a meta, son también momentos duros, momentos en que afloran mil emociones del cuerpo, pero en los que nunca nos damos cuenta de lo que acabamos de hacer, del esfuerzo sobrehumano que es capaz de aguantar el cuerpo. No sé porque pero en este raid esta emoción ha sido mucho más exagerada. Quizás es porque el formato de carrera ha llevado a la organización a tener un gran quebradero de cabeza para completar las clasificaciones, nosotros éramos conscientes de que habíamos hecho una buena carrera, pero cuando Xavi me confirmó que éramos cuartos, no me atacó la euforia, la euforia que debería haber aflorado al haber quedado a un paso del podio en una carrera de las series europeas entre tantos equipos internacionales buenos. Poco a poco, y a lo largo de los días me he ido mentalizando de lo que hicimos, y realmente sí, me siento muy contento por todo el equipo y el trabajo que se hizo, así que esta vez, el darse cuenta de lo que habíamos hecho si lo he tenido que reconocer al cabo de muchos días, quizás demasiados…

dissabte, 16 de maig de 2015

Raid Ilercavó, llega el caloreeeet!!


El pasado día 2 de mayo, estuvimos corriendo la segunda edición del Raid Ilercavó en las Tierras del Ebro, con inicio y final en la localidad de Ascó. Corrimos en un equipo mixto de 3, junto con Isabel y Adrià, un equipo inédito con el objetivo de ganar en la teórica clasificación mixta (equipos con 1 chica).

La carrera empezaba con una orientación específica por el pueblo de Ascó, junto con los equipos de la categoría aventura. El truco en la sección fue definir correctamente el orden de las balizas, cosa que no hicimos del todo mal, y nos permitió llegar al final de la sección, en el embarcadero, junto con los dos primeros equipos de elite, raidaventura.org e Illa de Rodes, ambos equipos masculinos.

En el embarcadero del Ebro, primero tocaba una prueba especial de bitlles catalanes, que por supuesto, no completamos correctamente y tocó marcar la baliza de penalización en el río. Ya montados en el caiac, tocaron 10 quilómetros de remo río abajo hasta el Pas de la Barca en el pueblo de Garcia.

Después del caiac, habíamos decidido cambiar calzoncillos y zapatillas, ya que nos tocaba enfrentarnos a un trekking de 12 quilómetros con casi 700 metros de desnivel, y quisimos hacerlo lo más cómodamente posible. El trekking, remontaba el barranco de la Fotx, subiendo a los equipos hasta el Pic de l’Àliga (485 msnm), bajando de nuevo prácticamente hasta el nivel del río en el Pas de l’Ase y remontando por el Barranc de Barbers hasta la ermita de Mas del Rosset. En la parte final de este trekking, ya era mediodía, y el calor empezaba a apretar bien. Tengo grabado en la mente que la primera carrera del año en calor siempre la sufro, y esta no sería una excepción, empecé a sufrir, a subir pulsaciones a la mínima y la temperatura de mi cuerpo subía hasta cerca de los 39 grados, aprovechaba cada charco, cada fuente y cada avituallamiento para refrescarme, a ver hasta dónde llegaríamos…


La siguiente sección tocaba por fin subirse a la bici, habíamos estado corriendo solos durante prácticamente la primera parte de la carrera, manteniendo la tercera posición en la general, y así lo haríamos durante toda la carrera. La primera bicicleta era una sección corta hasta la ermita de Sant Jeroni, 9 quilómetros pero con 450 metros de desnivel positivo que se notaban pero que conseguimos completar dentro de lo previsto.

Seguidamente tocó el último trekking del raid, uno circular a la ermita de Sant Jeroni, con una subida a las cuevas y pico de la Picossa (499 msnm), con una pequeña, refrescante y divertida sección de espeleología, y un recorrido rompepiernas para llegar de nuevo a Sant Jeroni acumulando unos nuevos 450 metros de desnivel positivo. En este trekking mi cuerpo dijo basta, y corriendo en llano tuve que parar a coger aire, el calor me había deshidratado el cuerpo y al mínimo apretón los cuádriceps empezaban a contraerse con mucho dolor. A duras penas llegamos de nuevo a la ermita de Sant Jeroni y nos tomamos unos minutos para avituallarnos y sobretodo mis compañeros de equipo se dedicaron a empacharme de líquido para poder seguir.

Una vez medio recuperados, tocó la última sección de la carrera, otra vez BTT, para llegar de nuevo a Ascó. Este fue un recorrido muy emotivo y sentimental, visitando los controles situados en puntos estratégicos de la batalla del Ebro, lugares llenos de historia que ponían la piel de gallina al recordar a nuestros abuelos que lucharon allí. Trincheras, búnquers, el campamento del XV cuerpo del batallón de infantería del ejército Republicano y el memorial de las Camposines donde descansan los nombres de todos los muertos en la batalla del Ebro, fueron los magníficos sitios escogidos por la organización para colocar los puntos de control, un gran acierto. Pero bien, la deshidratación que ya sufríamos todos, no nos permitía pedalear y subir los 720 metros de desnivel positivo de la sección a ritmo normal, la hora de cierre de meta se estaba acercando y tocaría hacer estrategia para no sufrir ninguna penalización. Decidimos dejar la última baliza de la BTT, y cruzar los dedos para que el camino que habíamos escogido para bajar fuese rápido y nos llevase de nuevo a Ascó antes del cierre.

Así fue, nos sobraron únicamente 4 minutos, pero conseguimos llegar a meta en la tercera posición en la clasificación general y como primer equipo mixto, mérito que nos hubiera gustado se hubiera reconocido en el reportaje de zona UFEC. Felicitar a la organización por un buen recorrido muy acertado e interesante y pedirles que el año que viene no enciendan la calefacción durante el día de la carrera…


Clasificaciones Raid Ilercavó

diumenge, 22 de febrer de 2015

SUB-CAMPEÓN DE CATALUNYA Y PELEANDO EN LA LIGA ESPAÑOLA DE CICLO-ORIENTACIÓN



El presente fin de semana 21 y 22 de febrero se ha disputado en la localidad de Torrebesses (Lleida), la primera prueba de la Liga Española de ciclo-orientación, coincidiendo además con el Campeonato de Catalunya de la especialidad, es decir, la primera carrera marcada en el calendario como importante, el título de Campeón de Catalunya estaba en juego. Aunque el fin de semana constaba de 3 pruebas, el título solamente se disputaría sobre la carrera de media distancia el sábado por la mañana.

La carrera se preveía abierta para bien que se llevaría el gato al agua, mientras que esta vez David Toll era el organizador y no contaba para el título, quedaba David Tarrés como siempre, al que se juntaba también Albert Roca y algún veterano que volvía a la carga como Oscar Diaz. Además, el mapa  estaba dibujado siguiendo la nueva normativa ISMTBO 2010 que añadía la ciclabilidad a campos y terrenos abiertos. A parte de todos los “ademases”, siempre es bueno medirse a los grandes galgos nacionales, Ivan Trigales, Fran Costoya, Jorge García, Aurelio Olivar, Ángel García, etc etc (disculpad los que me haya dejado…).

El ambiente por la mañana era fenomenal, un pueblecito lleno de bicicletas con portamapas e infinidad de colinas alrededor, la cosa prometía y así fue.

Antes de salir me estuve informando un poquito del tiempo que habían tenido durante la semana, con la nueva normativa este punto era muy importante, ya que había llovido durante la noche y esto significaba que, junto con el terreno argiloso algunos campos aunque estuvieran dibujados como ciclables podrían no serlo, por eso mi idea fue, de salida, evitar todos los campos que se pueda y circular siempre por caminos.

La cosa no salió mal, entré muy rápido en el mapa, y ya en la baliza 3 me crucé con Ángel García que había salido 4 minutos delante de mí. La carrera fue evolucionando, solamente a destacar un par de errores de no más de 10 segundos y llegando a meta esprintando, fuerte y con buenas sensaciones.

Paré el crono en 1:26:21 y en el momento de llegar, marcaba el mejor tiempo absoluto de la media distancia colocándome como líder de la carrera a falta de que llegase aun una cuarta parte de los corredores. Tenía asumido que alguno de los galgos nacionales mejoraría mi tiempo, y unos cuantos lo hicieron, pero en aquél momento me ilusioné mucho con el Campeonato de Catalunya, ya que había mejorado los tiempos de David y Oscar, a la espera de que llegase Albert, y es que bien por uno, bien por otro, siempre alguien mejora mi tiempo, y Albert lo hizo ¡¡por solo 50 segundos!! Así pues, me quedaba otra vez como sub-campeón de Catalunya de BTT-O ¡¡y ya van 5 veces!! Y estos que siempre están allí para sacarme unos segundos, ¡¡el año que viene os esperaré de nuevo!!

El mapa de la media distancia

EL mismo sábado aproveché la doble carrera que se hizo en Torrebesses, participando en la carrera sprint de noche, una modalidad en la que no había competido nunca en bicicleta y menos de noche. Como os podéis imaginar se trata de una carrera rápida donde cualquier fallo se paga muy caro. Mapa pequeño, ratonero, carrera corta y pulsaciones al máximo para completar el recorrido. La primera mitad del circuito sprint era el más “rústico”, fuera del pueblo y con más red de senderos, muy poco visibles por la noche. Salí demasiado rápido para leer bien el mapa, me di cuenta al pasarme la 1 y perder unos segunditos allí, después aminoré la marcha, pocos errores (no os diré que escogí las rutas perfectas porque no fue así), para acabar dando más velocidad a la bicicleta en la segunda mitad del recorrido, por los alrededores del pueblo de Torrebesses. La sensación final fue de carrera diferente y divertida, claro que sí y marcando un buen tiempo siempre entre los 10 primeros de la general.

El mapa de la carrera sprint
Este top-10 fue la tónica de las dos carreras, marchándome con las buenas sensaciones de la media y el sprint, peleando siempre con los grandes expertos del panorama nacional de la ciclo-orientación. Ya sabéis que algunos no nos rendimos nunca, en la próxima allí estaremos.

dimarts, 27 de gener de 2015

NOS ESTRENAMOS EN EL RAID BLANC SUBIENDO AL PODIO



El pasado fin de semana 24 y 25 de enero, se dimos el pistoletazo de salida a nuestra temporada de carreras de aventura en un raid diferente, en un medio diferente, con un material diferente y en un sitio muy especial para el equipo, el Raid Blanc del Pirineu en la Vall de Núria organizado por los compañeros de BestTrail.
Un raid sin bicicletas de por medio, con raquetas de nieve, crampones, piolet y capas y más capas de ropa térmica de nuestro patrocinador Sport HG que nos aislaron completamente del invierno durante todo el fin de semana. El parte meteorológico para sábado y domingo no era el mejor, aunque se preveía sol, también apuntaba a fuertes vientos en cotas altas, realmente esta vez, dieron pleno al 15!

La carrera se separaba en 3 etapas a disputar entre sábado y domingo. La primera etapa, daba comienzo el sábado por la mañana, en un formato muy peculiar, salida equipo por equipo cara 3 minutos, y cada equipo a una sección diferente, para no generar colas ni marcajes entre equipos, una idea muy bien ejecutada. El equipo Aventura X-Perience – Sport HG, del que formaba parte junto con Álex, tocaba enfrentarnos al primer bucle de trekking, en el que era obligado el uso de raquetas de nieve. Este bucle, nos llevaría por la falda del Puigmal, siguiendo el torrente helado de Finestrelles y como punto culminante subiendo al Roc dels Eugassers a 2317 msnm. De salida decidimos marcar un ritmo cómodo, ya que a mí personalmente la altura me afecta bastante aunque solamente estuviésemos a 2300, a pesar de el ritmo fácil, ya dimos caza a los tres equipos que salieron al mismo bucle delante nuestro. Desde Roc dels Eugassers, tocaba calzarse los crampones para una bajada peligrosa de nuevo hasta el Santuario, con el primer enganchón en la penúltima baliza donde empezaríamos a descubrir las sorpresas orientativas que nos había preparado la organización.

Exigente subida al Roc dels Eugassers

A continuación nos tocó el bucle de la prueba especial de rápel + tirolina, una sección corta pero espectacular, con una prueba de cuerdas por encima de la presa del Lago de Núria por encima del río, lástima que justo cuando me tocó acababan de tensar el cable de la tirolina y me quedé clavado a la mitad!

La tercera sección del día era el segundo trekking fuerte de la jornada por la falda del Noucreus, subiendo hasta los 2362 msnm, el techo de la carrera. En este trekking el uso de raquetas era recomendado, y por eso tomamos la decisión de no utilizarlas, liberar peso y poder subir más ligeros, fue una muy buena decisión ya que no las echamos en falta en ningún momento. Hicimos una primera parte del trekking muy buena, subiendo por el camino que la mayoría de equipos habían tomado para bajar, clavando todas las balizas y llegando a la Collada Fonda a 2330 para enfrentarnos a una bajada muy técnica donde deberíamos echar mano otra vez de los crampones para no resbalarnos en el hielo. La bajada constaba de 5 balizas, pues bien, me pasé de largo en 3 de ellas! Un desastre de orientación! A cada error los nervios se apoderaban de mi mente y me hacían perder la concentración para cagarla de nuevo en la próxima. Mis pájaros en la cabeza, junto con el no tener códigos de control, balizas relativamente juntas, mapa poco detallado, elementos no visibles en el mapa y sin descripciones de control, hicieron que la tarde se me atragantara del todo! Finalmente resolvimos y completamos la sección.

Concentración en carrera

La sección final de la primera etapa, fue una orientación urbana por el Santuario de Núria. Esta sección combinaba la orientación alrededor del lago, junto con orientación por dentro de los edificios del Santuario donde había que resolver una serie de preguntas, sin duda fue una sección muy divertida.
 
La segunda etapa, empezaba a partir de las 5 de la tarde para los primeros equipos, ya casi de noche, y todos la acabaríamos en medio de la oscuridad. La etapa constaba de 2 secciones cortas con el mismo formato de carrera que la primera etapa. Nos tocó empezar por la sección especial de construcción en la nieve, se trataba de construir la torre más alta posible en 5 minutos únicamente con nieve. Como buen conocedor de cálculos estructurales, di las instrucciones claras a Álex, había que palear una buena base durante los 3 primeros minutos, y en los últimos 2 minutos construir bloques de hielo para colocarlos de forma vertical encima de la base y sujetarlos con nieve polvo, el plan salió a la perfección y arrasamos con la torre, consiguiendo alcanzar casi 1 metro y medio de altura! La pena es que no sirvió para nada, ya que alguno equipo de los que les gusta protestar para todo convenció a la organización de que aquella prueba no podía valer puntos y hacer que un equipo se avanzara demasiado en la cabeza de la clasificación, tenían toda la razón.

Conocimientos de estructuras aplicadas a la nieve

La segunda sección de la noche, fue una orientación por el circuito fijo del Santuario, realmente con el blanco de la nieve, los frontales que aparecían por todos los escondites, la ventisca que soplaba y la oscuridad absoluta, dieron un encanto muy especial a la sección. En esta sección, la organización no obligaba a presentar ningún material obligatorio, y por esto decidimos arriesgar y, a diferencia del resto de equipos, salir con zapatillas en vez de botas de montaña, esto nos permitiría correr mucho más rápidos, pero por el contrario nos hundiríamos con mucha más facilidad y sería mucho más resbaladizo si la nieve estaba helada. La táctica salió a la perfección, las condiciones fueron ideales para correr y resolvimos el circuito sin problemas, acabando la jornada del sábado habiendo disputado las dos primeras etapas como líderes de la general con una cómoda ventaja que saldríamos a administrar a la etapa siguiente.

A reponer fuerzas y a cuidar las piernas

El domingo se levantó soleado y otra vez con mucho viento. Tocaba salir los últimos por ser los primeros en la clasificación, y así poder ir a la caza del resto de equipos. La primera sección, fue la más larga de la jornada, otro trekking, esta vez por las inmediaciones del Pic de l’Àliga, subiendo a los 2300 msnm, una orientación nuevamente complicada por el poco detalle del mapa y no disponer apenas de información de los controles, nos hicieron perder algo de tiempo en un par de balizas de las que, una de ellas, descartó al equipo vasco que iban segundos y al que habíamos cazado, ya que no la encontraron, nosotros, buscando 5 minutos más y con la ayuda de los franceses de MUC Orientation conseguimos encontrarla. Después del primer trekking, tocaba la sección especial de tiro con arco, otra vez una sección especial sumando puntos en la que curiosamente, aquí nadie se quejó, era lógico ya que pudieron ver lo malos que somos tirando con arco. La sección final de la tercera etapa, otra orientación en el circuito fijo, subiendo y bajando un par de canales heladas a lo “tobogán” que nos lo pasamos como niños.

Tirando fuerte para distanciar a los vascos

A pesar de haber administrado a la perfección las diferencias, el tiro con arco decidió la carrera, y por ser un equipo serio y respetable como somos y que no nos quejamos por estupideces, no dimos importancia a la segunda posición en la general. Fue una carrera diferente, divertida y muy bien organizada y de la que, todos los equipos nos llevamos el mismo premio que hace tan grande este deporte que practicamos, reencontrarnos con los amigos de las carreras y compartir con ellos este día y medio de vivencias y de competición en la Vall de Núria, dedicada a vosotros va esta crónica, los que se hacen llamar los jóvenes (aunque ya no lo son), vosotros quizás os veáis pequeños, pero yo cada vez que hablamos veo que sois los más grandes!

El podio final

EL VÍDEO DEL RAID BLANC DEL PIRINEU 2015 (by Adv Feel - Germán Cuevas, el hombre de las nieves)