divendres, 27 de juliol de 2012

Campeonato de España de Ciclo-orientación

Los pasados 21 y 22 de julio se disputaron en la localidad catalana de Lloret de Mar, los Campeonatos de España de Ciclo-orientación. El Campeonato se dividía en dos carreras, el sábado con la disputa de la media distancia y el domingo, la carrera de larga distancia.

Como representante del equipo autonómico catalán, esta carrera era una de las marcadas en el calendario, ya que a parte de ser Campeonato de España también era Campeonato Ibérico y formaba parte de los World Ranking Events de la IOF que, siempre aporta algún corredor extranjero de calidad con el que medirte.

La lista de participantes estaba repleta de grandes nombres, estaban todos, a nivel catalán los de siempre mis amigos Davids (Toll i Tarrés), a nivel nacional Trigales, Ramo y Urtzi, y ya a nivel internacional Benja Midena, el portugués Machado (habitual en Copa del Mundo) y el austríaco Breitschädel (podios en Copa del Mundo).


La carrera del sábado, la media distancia se planteaba en un circuito rápido, en apenas 18 quilómetros 17 balizas y 150 metros de desnivel, salí con ganas, muy fuerte y con muy buenas sensaciones hasta la baliza 4, cuando al salir de ella estas buenas sensaciones se tradujeron en una sensación de colchón en la rueda trasera, un pinchazo! Cómo yo soy un corredor muy listo y la media distancia era corta, salí sin ningún recambio encima (bravo!!), en definitiva, antes de la baliza 5 la rueda ya estaba sin una pizca de aire, el tubular abierto y yo haciendo ciclo-orientación corriendo. Por listo me tocó patear de la 4 a la 5, de la 5 a la 6 y de la 6 a la 7 modificar el recorrido para pasar por la zona de parking, ir al coche y reparar el pinchazo, correr unos 3 quilómetros y perder más de 30 minutos en una carrera en la que 1 solo error se paga caro, pero abandonar nunca, es de cobardes… El resto de carrera bien, volviendo al ritmo habitual, pocos errores y conociendo el terreno para el día siguiente que se correría en el mismo sitio. A posteriori, viendo los parciales de la carrera, veo que en la baliza 4 rodaba pocos segundos detrás de Urtzi Iglesias que se proclamó Campeón de España de media y andaba en una 5ª posición del World Ranking Event, nada mal para estrenarme y poder estar allí, pero menuda mala suerte la mía! Al final el 19 creo…




Pero el domingo, borrón y cuenta nueva, tocaba la larga distancia en un recorrido, seguro mucho más exigente, 31 quilómetros ideales (a mi me salieron 40!) con más de 600 de desnivel. No entiendo porque pero en este tipo de carreras siempre me toca comerme algún marrón, esta vez, ser el primero en salir, justo delante de Ivan Trigales, uno de los que no es para nada cojo en esta disciplina. Pues bien, salgo concentrado al 80% para no gastar todo en la primera parte del recorrido que es donde se acumula el desnivel en subida, a la salida de cada baliza me voy cruzando con Trigales, “le estoy aguantando, voy bien!” hasta que al salir de la 4 tengo que parar para girar el mapa en el porta mapas, ya que toca la tirada larga de sur a norte del mapa, a diferencia mía, Trigales cambia el mapa sin parar (voy a tener que aprender a hacer esto, apúntalo a la lista de cosas pendientes que tengo que hacer antes de morir). Al pillarme le sigo y le aguanto el ritmo en toda la tirada hasta la baliza, como pedalea el tío! A partir de allí me coge metros pero sigo viéndolo, seguimos subiendo hasta la ermita de Caulés, esto lo conozco, y luego empezamos a bajar para volver a subir, me cruzo con David Tarrés, que hace este aquí? Se ha perdido seguro! (no se había perdido, había planeado un trazado diferente y como se demostró peor), sigo cruzándome con Trigales, mi ritmo no es malo, y encaramos la última parte del mapa, un par de balizas juntas dónde hace falta escoger bien por donde atacar, escojo la pista para no subir pateando una línea eléctrica, buena elección y luego si la bajada y para meta donde veo a lo lejos mi padre animándome al verme llegar, “hoy bien, sin pinchazos” le digo, y el tiempo nada malo, los extranjeros marcan tiempos estratosféricos por debajo de las 2 horas, los que vamos a por el Campeonato de España no estamos tan lejos, en menos de 10 minutos y en menos de 15 los 8, la cosa está apretada. Al final, para sacarme la espinita de la media distancia, diploma de honor en el campeonato de España de Ciclo-orientación, quinto, y un top-10 (noveno) en mi debut en un World Ranking Event, sumo los primeros puntos internacionales y me coloco el 196 del mundo (cuidao!!), otra nota positiva de la jornada, nos proclamamos Campeones de España por autonomías, la primera vez en la historia que una misma Comunidad, en este caso Catalunya, gana en el mismo año, a pie, en BTT y también raids de aventura, donde lo consiguieron nuestros amigos de Catraid.