dissabte, 8 de març de 2014

El día D, la primera victoria del año



La competición conlleva horas, días, semanas y hasta meses de preparación hasta llegar al día D, el día en el que tu cuerpo transmite buenas sensaciones y llegan los resultados.

Este año hice un buen descanso entre octubre y diciembre, fueron prácticamente 2 meses hasta que el día 21 de diciembre volví a arrancar de forma seria y a consciencia. Desde entonces han caído ya casi 70 sesiones de entrenamiento, algunos días hasta en sesión triple, 100 horas de preparación para recorrer casi 1500 quilómetros entre bicicletas, carrera a pie, raquetas de nieve, esquí de montaña, sesiones indoor de gimnasio y escalada, subiendo 25000 metros de desnivel positivo hasta el día de hoy.

En invierno, siempre es dura la preparación


Y el día de hoy a sido mi día D, el día en el que me he sentido bien corriendo y dando resultados. No había dormido muy bien, ya que llevo toda la semana descansando poco preparando “mi carrera” el raid Aventura X-Perience – Caldes de Malavella de la semana que viene, así no me ha apetecido nada levantarme por la mañana para irme a un rogaining cortito, solamente de 2 horas por la falda del Montseny, decidí ir solo, para probarme y ha sido una buena elección. El terreno era más físico que técnico, pero el cuerpo ha respondido bien. En carrera no había muchos corredores de referencia, pero las buenas carreras siempre he pensado que se las tiene que hacer uno mismo, esté quien esté en carrera, y finalmente me he llevado la primera posición absoluta de la carrera, por delante de los otros corredores individuales y por delante de todos los equipos, la primera victoria del año.

Así ha sido mi día D, ahora a por el día D y la hora H, sabéis a que carrera me refiero? Pronto lo descubriréis!

dimecres, 5 de març de 2014

ROGAINE D’OSONA – SANT BARTOMEU DEL GRAU



Podríamos titular a esta crónica como “La historia del enfermo y el cojo”, ya que así fue nuestra participación en el Rogaine d’Osona 2014 el pasado 2 de marzo.

Seguimos en la fase de preparación para enfrentarnos a los retos del año, y personalmente planee un fin de semana de entrenamientos de intensidad. El sábado por la mañana tocó salida de esquí de montaña con Raul, un par de subidas enteras al refugio de Marmotas en Vallter que dejaron tobillos y rodillas a punto de caramelo para una sesión indoor a base de rodillo, sentadillas y otros ejercicios de pesas en casa.

El domingo mis piernas seguían igual de frescas que el sábado por la tarde, pero a pesar de esto hicimos un equipo con Alex para ir al Rogaine d’Osona, 6 horitas de orientación por la zona de Sant Bartomeu del Grau. Fue en el viaje de ida hasta Sant Bartomeu cuando ya estaba pensando, ¿dónde me habré metido? Tendré que perseguir durante 6 horas al masai de Alex que corre rápido cuesta abajo y corre también cuesta arriba, que sorpresa cuando nos encontramos en la mesa de inscripciones y me dijo que la noche antes había estado con fiebre y seguía muy resfriado, que alivio…

La carrera empezó como siempre, 15 minutos antes de la salida entrega de mapas, no se porque pero de nuevo somos los primeros en acabar de marcar el mapa y toca esperar a la salida. A las 9 en punto todo el mundo sale corriendo por el pueblo y vemos que hemos escogido un recorrido idéntico a los equipos Fubysport – Catalunya, unos veteranos de referencia (fueron el equipo que ganó la carrera), y los Txitxonets, con los que coincidimos mucho en ritmo y marcaje, en un bucle por todas las balizas de la zona norte del mapa. Hacemos nuestra propia carrera, ya que estamos tocados físicamente, pero al cabo de las horas vemos que llevamos un buen ritmo y que no estamos fallando en la orientación, esto nos anima y hace que cerca de las 4 horas de carrera hemos completado ya el recorrido que habíamos previsto inicialmente y nos quedan 2 horas para buscar un nuevo bucle de puntos.

Decidimos atacar la parte oeste por la Riera de Sant Bartomeu, una serie de balizas en un barranco muy bonito y fresco que nos hace revivir en las horas del día cuando el sol nos ataca por arriba, acabamos el bucle en un tiempo de carrera de 5 horas y 30 minutos, ya vamos cojos, arrastrando los pies y tropezando en cada escalón con el que nos encontramos, decidimos no atacar nada más, a pesar de pasar a escasos 200 metros de una baliza de 6 puntos cuesta abajo, y después cuesta arriba claro está, y nos dirigimos directos a meta unos 28 minutos antes del cierre sin penalización.

Los resultados, nada malos, una quinta posición en categoría sénior, que hubiese podido ser una cuarta si hubiésemos atacado la baliza de 6 puntos, en la cola del pelotón de cabeza, y esto estuvo muy bien, buena elección de ruta, buena orientación por parte de los dos, y un muy buen fin de semana de entrenamientos de calidad.

Seguimos avanzando en la temporada y vamos a buen ritmo, este año me siento bien!